Disfunción de la articulación temporomandibular

Las estadísticas muestran que hasta un 5% de la población sufrirá de dolor en la articulación de la mandíbula durante su vida.

Las articulaciones temporomandibulares conectan la mandíbula y el cráneo (el hueso temporal). La articulación permite la apertura y el cierre de la mandíbula, algo que puede parecer trivial, pero que es de vital importancia para las funciones básicas del habla y la alimentación.

Razones y factores para la aparición de dolor en los músculos de la mandíbula

Hay diversas razones y factores que pueden causar dolor en los músculos de la mandíbula. Algunos son emocionales, como el estrés y la ansiedad, y otros físicos, como las lesiones y los traumas físicos (por ejemplo: un accidente de coche que provocó lesiones y dislocación de la articulación), bostezos profundos y continuos en el tiempo, el rechinar de dientes durante el sueño o largas sesiones en el dentista que requieren que el paciente permanezca con la boca abierta durante un tiempo prolongado.

La mayoría de los estudios encontraron que las principales razones del dolor en el músculo de la mandíbula son parafuncionales (uso incorrecto y excesivo de la articulación), y está causado principalmente por el rechinamiento de los dientes (bruxismo) y al apretar en exceso la mandíbula.

Apretar y rechinar los dientes con frecuencia puede causar dolor crónico en la mandíbula, dolores de cabeza y dolor en los músculos faciales. Puede definirse como disfunción temporomandibular o trastorno de la articulación temporomandibular.

¿Cuáles son los síntomas?

El dolor en la mandíbula, junto con el dolor facial, dolor de oído y dolores de cabeza. También puede provocar dolor en la propia articulación.

¿Cómo se puede tratar este tipo de dolor?

El tratamiento de este trastorno suele incluir una combinación de varias opciones. Medicación, fisioterapia, un aparato dental y cambios nutricionales, como comer alimentos más blandos y abstenerse de comer alimentos que ejercen presión sobre la articulación, como por ejemplo el chicle.

La terapia láser de baja intensidad (también conocida como terapia de láser frío) es un tratamiento alternativo que ha demostrado ser eficaz en pacientes con disfunción temporomandibular (TMD por sus siglas en inglés) y con problemas en las articulaciones temporomandibulares (ATM).

¿Cómo funciona?

La terapia láser de baja intensidad utiliza la terapia de luz a nivel celular.

La terapia con láser promueve la circulación sanguínea, aumentando así el oxígeno, la glucosa y nutrientes a los músculos afectados. Estimula el proceso propio de curación del cuerpo y acelera el tiempo de recuperación.

Los protones estimulan la producción de colágeno, permitiendo que los ligamentos y los tejidos crezcan más fuerte y más rápido.

El láser reduce los radicales libres y el estrés de la oxidación.

B-Cure Laser aumenta el metabolismo celular y proporciona un tratamiento eficaz del dolor de la articulación de la mandíbula:

Esto ha sido demostrado gracias a investigaciones y a dos ensayos clínicos llevados a cabo en Italia que demostraron la eficacia de B-Cure Laser para el tratamiento de este trastorno.

Un ensayo clínico con 90 sujetos realizado en la Universidad Sapienza de Roma, demostró que la eficacia de B-Cure Laser es idéntica a la del tratamiento con medicación convencional para la reducción del dolor en la ATM.

Esto es especialmente importante ya que no hay efectos secundarios en el tratamiento con B-Cure Laser, puesto que se trata de un método de tratamiento no invasivo y seguro.
Https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30999823

Otro estudio realizado en noviembre de 2014 en la Universidad de Parma, Italia, demostró que el tratamiento del dolor en la ATM con B-Cure Laser era eficaz a la hora de reducir en más del 50% el nivel de intensidad del dolor en sólo dos semanas de tratamiento diario en casa El grupo placebo presentó sólo una reducción del 8%.

Https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4416145

¿Cuáles son los beneficios de B-Cure Laser?

  • Puede reducir el dolor crónico
  • Tratamiento no invasivo y no quirúrgico
  • Adecuado para todas las edades
  • No se conocen efectos secundarios
  • Clínicamente probado por diversos estudios
  • Fácil y seguro para uso doméstico
Nuestros productos
PROTOCOLO DE TRATAMIENTO

Coloque el dispositivo a lo largo de la articulación de la mandíbula, junto a la oreja durante 8 minutos.

Al terminar el tratamiento, programe el dispositivo 8 minutos más y colóquelo sobre el ancho de la mandíbula. La boca debe estar ligeramente abierta durante el tratamiento para permitir la apertura de la articulación y aumentar la eficacia de la penetración del rayo.

Es aconsejable utilizar el soporte ajustable de B-Cure Laser, para tratar cómodamente las zonas más alejadas y de difícil acceso.

¿Cómo tratar la ATM con B-Cure Laser?
RECOMENDADO PARA USTED

Dolor en la zona dorsal de la espalda

Leer más

Heridas

Leer más

Síndrome del túnel carpiano

Leer más
0
0 item
Mi carrito
Empty Cart
0
    Tu Carrito
    Tú carro esta vacioVolver a la tienda