Dolor de rodilla

Las causas del dolor de rodilla incluyen desgarros en los ligamentos, artritis, meniscos, inflamación del tendón de la rótula (tendinitis), osteoporosis y artritis reumatoide.

El dolor de rodilla es uno de los dolores más comunes, de hecho, el 80% de las personas con más 45 años sufren dolor de rodilla. El dolor de rodilla puede aparecer a cualquier edad, y no sólo afecta a personas mayores.

El dolor de rodilla puede aparecer como resultado de una lesión, un cartílago desgastado o debido a otras afecciones médicas como lesiones mecánicas, artritis e infecciones

La función principal de la rodilla es flexionar y extender la pierna mientras soporta el peso del cuerpo junto con las caderas y el tobillo. Para realizar todos estos movimientos y servir de apoyo al cuerpo, la rodilla se sustenta en varias estructuras: huesos, tendones y cartílagos.

La rodilla está formada por cuatro huesos que conforman la articulación en bisagra

Estos 4 huesos son: el hueso del muslo (fémur), la tibia (espinilla), el peroné y la rótula (rótula). Además, la rodilla tiene cuatro ligamentos importantes que conectan el fémur con la pantorrilla. El ligamento cruzado anterior (LCA) y el ligamento cruzado posterior (LCP) proporcionan estabilidad. El colateral medial y el colateral lateral están situados a lo largo de los lados interno y externo de la rodilla. En el punto de conexión entre el hueso del muslo y el hueso de la pantorrilla se encuentran dos discos (meniscos), compuestos por células cartilaginosas, que sirven como amortiguadores de la rodilla. Estos también se conocen como menisco interno y menisco externo.
 

¿Cuáles son las causas del dolor de rodilla?

El dolor de la rodilla puede tener varias causas: mecánicas, traumatismos, lesiones o inflamación.

La rótula

La luxación de la rótula significa que el hueso se ha desplazado de su lugar.

Traumatismo

Un traumatismo directo en la rodilla puede dañar cualquiera de sus elementos estructurales, causando desgarros o roturas en uno o más de los tendones o en el menisco. Este tipo de lesiones son especialmente comunes entre las personas que practican deportes.

Osteoartritis: Desgaste del cartílago de la articulación

La osteoartritis es la forma más común de inflamación articular, que afecta principalmente a las articulaciones que llevan el peso del cuerpo. Cuando afecta a la articulación de la rodilla, se le denomina desgaste del cartílago.

Tipos de inflamación

Los tipos de enfermedades inflamatorias incluyen: artritis reumatoide, gota, infección de la rodilla o inflamación la rótula. Se pueden desarrollar varios tipos de infección en la articulación de la rodilla causando dolor y a veces dañando el tejido de la misma.

Síntomas

La localización y la gravedad del dolor de la rodilla varía según la raíz del problema. Los signos y síntomas que pueden acompañar al dolor de rodilla son:

  • Hinchazón y rigidez
  • Enrojecimiento y calor al tacto
  • Debilidad o inestabilidad
  • Sonidos de estallidos o crujidos
  • Incapacidad para extender la rodilla

Métodos para tratar el dolor de rodilla:

  • Fisioterapia
  • Cirugía: cirugía artroscópica o reemplazo de rodilla
  • Tratamiento del dolor de rodilla con láser de baja intensidad: B-Cure Laser

B-Cure Laser es un modo eficaz de tratamiento que puede ayudar a reducir el dolor y la hinchazón.

B-Cure Laser proporciona una terapia láser de vanguardia, ofreciendo la potencia de algunos de los láseres profesionales que se utilizan en las clínicas, en un dispositivo portátil y ligero que puede utilizarse cómodamente en casa.

El tratamiento es seguro, eficaz y puede proporcionar un alivio del dolor duradero.

La avanzada tecnología láser de B-Cure Laser cuenta con un poder restaurador.

El dispositivo B-Cure Laser debe ser colocado en contacto con la piel permitiendo que la energía de los fotones penetre en los tejidos. Esto estimula la producción de trifosfato de adenosina, también conocido como ATP, que transporta la energía dentro de las células. El ATP interactúa con varias biomoléculas dentro de las células promoviendo la función normal de las mismas y mejorando los procesos naturales del cuerpo.

Los pacientes se recuperan de las lesiones musculares, óseas y nerviosas a medida que las células se regeneran más rápidamente y funcionan mejor.

Estudios avalan que el uso de B-Cure Laser para las lesiones de rodilla proporciona a las células más energía para realizar sus funciones.

Los efectos terapéuticos de la terapia láser de baja intensidad (fototerapia láser) incluyen:

  • Incremento de la producción de ATP (Trifosfato de Adenosina)
  • Incremento del metabolismo celular
  • Incremento de la producción de colágeno
  • Incremento de la producción de enzimas
  • Aumento de la síntesis de proteínas
  • Mejora del flujo sanguíneo
  • Mejora y drenaje del flujo linfático
  • Reducción de la inflamación

Todo ello sirve para aumentar el poder natural curativo del cuerpo, centrándose en la raíz que causa el dolor, proporcionando un alivio rápido.

B-Cure Laser es único gracias a que su luz cubre una superficie de 4,5 cm, haciendo posible tratar una amplia gama de afecciones dolorosas de manera fácil, efectiva y rápida.

B-Cure Laser está ahora disponible para su uso doméstico y ha sido probado clínicamente como un dispositivo efectivo y seguro. No se conocen efectos secundarios y es un método no invasivo para tratar muchos tipos de afecciones ortopédicas.

B-Cure Laser es seguro para todas las edades y no requiere de gafas protectoras durante su uso.

¿Cuáles son los beneficios de B-Cure Laser?

  • Puede reducir el dolor crónico
  • Tratamiento no invasivo y no quirúrgico
  • Adecuado para todas las edades
  • No se conocen efectos secundarios
  • Clínicamente probado por diversos estudios
  • Fácil y seguro para uso doméstico

El Profesor Reis, jefe de numerosos departamentos de Ortopedia de hospitales en los últimos 30 años, declaró::

“De acuerdo con los estudios llevados a cabo, se compararon 100 casos entre pacientes tratados sólo con fisioterapia y pacientes que recibieron fisioterapia y tratamiento con láser de baja intensidad. En el grupo que recibió tratamiento con láser, se redujo significativamente la necesidad de cirugía de prótesis de rodilla”.

 

Nuestros productos
PROTOCOLO DE TRATAMIENTO

Cada uno de los 4 puntos principales de tratamiento debe ser tratado durante 8 minutos. Coloque el dispositivo en los puntos blandos que rodean la rodilla.

  1. A lo largo de la parte interna de la rodilla.
  2. A lo largo de la parte externa de la rodilla.
  3. En la parte posterior de la rodilla.
  4. A lo largo del pliegue de la parte posterior de la rodilla.

Si siente dolor en la parte delantera de la rodilla, debe tratar la zona debajo de la rótula.

Para realizar el tratamiento cómodamente, use el soporte ajustable. Estabilice el aparato y el soporte y trate la zona sin moverse, de modo que el rayo láser penetre profundamente en los tejidos.

Para obtener resultados óptimos, repita el tratamiento al menos dos veces al día.

Coloque el dispositivo en las siguientes áreas, durante 6-8 minutos cada una: en la parte posterior de la rodilla a lo largo del ancho del pliegue interior de la rodilla

A lo largo de la parte interna de la rodilla

A lo largo de la parte externa de la rodilla

Tres (3) puntos de tratamiento, para un total de 18-24 minutos durante cada sesión del tratamiento. Aplique el tratamiento de 2-4 veces al día.

Es aconsejable utilizar el soporte ajustable de B-Cure Laser, para tratar cómodamente las zonas más alejadas y de difícil acceso.

¿Cómo tratar el dolor de rodilla con B-Cure Laser?
RECOMENDADO PARA USTED

Disfunción de la articulación temporomandibular

Leer más

Heridas

Leer más

Dolor en la zona lumbar

Leer más
0
0 item
Mi carrito
Empty Cart
0
    Tu Carrito
    Tú carro esta vacioVolver a la tienda