Fibromyalgia

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la fibromialgia se define como una enfermedad o síndrome del grupo de las enfermedades reumáticas. En otras palabras, se trata de enfermedades relacionadas con las articulaciones, los tejidos blandos y los tejidos conectivos.

A pesar de que sus síntomas son similares a los de la artritis, no están relacionados. La fibromialgia en sí misma no daña ningún tejido del cuerpo, no obstante, es importante mantener una actividad física regular para evitar que los músculos se debiliten.

Según las estadísticas, entre el 2% y el 8% de la población sufre de fibromialgia, mientras que el número de mujeres que la padecen es casi 9 veces mayor que el de los hombres.

Los investigadores estiman que aproximadamente 5 millones de estadounidenses de 18 años o mayores de 18 padecen de fibromialgia.

Las personas que padecen ciertas enfermedades reumáticas como la artritis reumatoide, el lupus eritematoso sistémico (comúnmente llamado lupus) o la espondilitis anquilosante (artritis espinal) pueden ser más propensas a desarrollar fibromialgia.

El diagnóstico de la enfermedad en la mayoría de los casos se da entre los 20 y 50 años. Aproximadamente el 75% de los que la padecen están sin diagnosticar. La enfermedad se define por el dolor muscular crónico y no se conoce con certeza qué causa el síndrome o cómo tratarlo.

¿Cuál es la raíz del síndrome?

Incluso hoy en día, no hay conclusiones sobre la causa del síndrome. Sin embargo, se sabe que el síndrome tiene una tendencia genética. Es importante señalar que no se ha descubierto un gen específico responsable del brote del síndrome, sin embargo, sí que existe una tendencia genética que se activa cuando se dan condiciones ambientales adecuadas.

Los estudios han demostrado que existe una interacción entre los factores físicos, neurológicos y psicológicos y las probabilidades de un brote del síndrome. El dolor que se experimenta a menudo se ve afectado por los sentimientos y los estados de ánimo. La depresión o la ansiedad pueden hacer que el dolor parezca mucho peor y, por otro lado, cuando se experimenta dolor, puede dar lugar a una sensación de estar presionado o estresado.

Por lo general, las personas sienten dolor cuando una parte del cuerpo se ve afectada (como la artritis) o tras experimentar una lesión física. Las personas con fibromialgia sienten el dolor de manera diferente puesto que no es causado por un daño o lesión en el tejido que causa el dolor. En cambio, se genera un problema que confunde la forma en que el cerebro y el sistema nervioso transfieren la sensación de dolor. Esto no significa que el dolor sea menos real, pero como no existe ningún daño físico que se pueda observar, no hay una forma fácil de detener el mismo.

A lo largo de los años muchos estudios han tratado de examinar las causas del brote del síndrome, que han originado diversos diagnósticos respecto a las causas del mismo.

Los principales síntomas de la fibromialgia son

  • Dolor
  • Cansancio crónico extremo
  • Trastornos del sueño

Los efectos de estos síntomas difieren de una persona a otra y de un día a otro.

Las personas que sufren de fibromialgia suelen decir que el cansancio es la peor parte de la enfermedad, ya que son incapaces de pensar con claridad o de recordar la cosas correctamente.

El dolor puede sentirse como si afectara a todo el cuerpo o puede ser particularmente intenso en algunas zonas. Los pacientes informan que el dolor es más severo en condiciones climáticas extremas. Otro rasgo es la extrema sensibilidad a la presión en ciertos puntos del cuerpo (18 puntos sensibles).

Los síntomas menos comunes de la fibromialgia incluyen:

  • Mala circulación unida a sensación de hormigueo, entumecimiento o hinchazón en los brazos y las piernas.
  • Irritabilidad o sentimiento de desesperación.
  • Necesidad urgente de ir al baño, especialmente por la noche.
  • Diarrea o estreñimiento y dolor estomacal (a veces diagnosticados por separado como SII o IBS por sus siglas en inglés).

Métodos de tratamiento:

Debido a que no existe un diagnóstico exacto con respecto a las causas del brote del síndrome, el objetivo principal del tratamiento es mantener el correcto funcionamiento del cuerpo, mejorar la calidad de vida y reducir los síntomas. Los tratamientos comunes incluyen:

  • Hidroterapia.
  • Tratamientos psicoterapéuticos: hipnosis, PNL, TCC y métodos basados en la meditación que ayudan a los pacientes a sobrellevar mejor el dolor y los síntomas que acompañan a la enfermedad.
  • Acupuntura.
  • Medicamentos.

Tratamiento con láser de baja intensidad – B-Cure Laser para tratar el dolor de la Fibromialgia.

Vivir a la sombra del dolor de la fibromialgia no es fácil. El dolor ataca al cuerpo en oleadas, el sueño se ve alterado, y no existe un tratamiento efectivo hoy en día que cure la enfermedad.

B-Cure Laser puede aliviar el dolor de la fibromialgia haciéndolo sin ningún efecto secundario conocido, y utilizándolo cómodamente desde su casa. En momentos de dolor merece la pena valerse de estos métodos para así mejorar la calidad de vida.

El láser de baja intensidad trabaja en la superficie de la piel y al mismo tiempo penetra en el tejido profundo sin ningún efecto de calentamiento y sin dañar la piel. La tecnología del láser terapéutico sólo ha estado disponible, hasta ahora, con máquinas fijas y de gran magnitud en clínicas, hospitales y unidades del dolor. Durante años, esta tecnología ha servido a los mejores expertos del mundo y es un método de tratamiento probado, reconocido y efectivo.

¿Cómo funciona?

Se ha demostrado que la fototerapia afecta a la actividad celular de las siguientes maneras:

  • Estimula el crecimiento celular
  • Aumenta el metabolismo celular
  • Mejora la regeneración celular
  • Evoca una respuesta antiinflamatoria.
  • Promueve la reducción del edema.
  • Reduce la formación de tejido fibroso.
  • Estimula la función nerviosa.
  • Estimula la producción de óxido nítrico a largo plazo.
  • Disminuye la formación de bradiquinina, histamina y acetilcolina y estimula la producción de endorfinas.

Hoy en día se pueden tratar los dolores de la fibromialgia con la tecnología láser de baja intensidad, que ha demostrado aliviar el dolor sin salir de casa.

B-Cure Laser es un dispositivo médico para uso doméstico que ha logrado incorporar la tecnología láser de baja intensidad en un dispositivo portátil y cómodo para uso doméstico. A través de diversos estudios, B-Cure Laser ha sido probado como efectivo en el tratamiento del dolor.

El tratamiento de la fibromialgia con láser de baja intensidad ha sido clínicamente probado como efectivo en el tratamiento del dolor.

 

Nuestros productos
PROTOCOLO DE TRATAMIENTO

Coloque el dispositivo en la zona comprometida y trate durante 8 minutos sin mover el mismo. Para localizar el punto exacto del dolor se recomienda utilizar la guía de puntos gatillo.

Si existen muchas zonas comprometidas en el cuerpo que presentan dolor simultáneamente, reduzca la duración del tratamiento de 4 a 6 minutos para cubrir todas las zonas.

Para obtener resultados óptimos, repita el tratamiento al menos dos veces al día.

Es aconsejable utilizar el soporte ajustable de B-Cure Laser, para tratar cómodamente las zonas más alejadas y de difícil acceso.

¿Cómo tratar el dolor de la fibromialgia con B-Cure Laser?
RECOMENDADO PARA USTED

Heridas

Leer más

Síndrome del túnel carpiano

Leer más

Dolor cervical

Leer más
0
0 item
Mi carrito
Empty Cart
0
    Tu Carrito
    Tú carro esta vacioVolver a la tienda